Escuela de Pacientes del Servicio Riojano de Salud
Ir a la portada

Predialisis - ERCA

La predialisis o enfermedad renal crónica avanzada (ERCA), es la etapa en la que existe una insuficiencia renal en estadios avanzados (generalmente estadios 4 y 5), pero en la cual aún no es necesario el tratamiento con diálisis. En esta etapa se realiza un seguimiento periódico con analíticas y otras exploraciones, así como ajustes de medicación, para mantener la función renal restante y retrasar el inicio de la diálisis o trasplante.

La insuficiencia renal es la alteración de la función de los riñones. En sus fases iniciales puede cursar sin síntomas, pero en fases avanzadas puede causar cansancio, problemas de concentración, falta de apetito, insomnio, calambres nocturnos, hinchazón de pies y tobillos, piel seca, hipertensión arterial y huesos frágiles.

Multimedia

El análisis de sangre y orina dan una idea precisa de la función de los riñones. Datos importantes en la sangre son urea, creatinina y filtrado glomerular, potasio, albumina, calcio, fósforo, hormona paratiroidea, vitamina D, colesterol, hematocrito y hemoglobina, glóbulos blancos. En la orina se determina su composición y la presencia de albumina o proteínas que también orienten sobre aspectos de la dieta.

Multimedia

Una vez diagnosticada la insuficiencia renal, su progresión puede ser ralentizada controlando aspectos como las medicaciones y tóxicos, hipertensión arterial, obesidad y haciendo especial hincapié en la dieta en cuanto a cantidades diarias de proteínas, sal, fósforo, potasio y calorías.

Multimedia

Deberá incorporar o mantener unos hábitos de vida adecuados en cuanto a higiene, actividad y sustancias tóxicas, siendo especialmente riguroso en la toma de su medicación.

En fases iniciales de la enfermedad renal, conviene iniciar algunas recomendaciones dietéticas.

En estadios moderados de insuficiencia renal se aportan recomendaciones dietéticas específicas para su enfermedad.

En estadios avanzados de insuficiencia renal se dan recomendaciones dietéticas orientadas a enlentecer la pérdida de función de sus riñones y sus complicaciones.

En estadios predialisis las recomendaciones dietéticas contribuyen a enlentecer la pérdida de función renal y disminuir los síntomas urémicos.

Tras el diagnóstico de enfermedad renal crónica y en previsión de la posible necesidad de tratamiento con Hemodiális, debe preservar sus venas siguiendo una serie de normas a la hora de realizar extracciones de sangre,  canalización de vías venosas o toma de la tensión arterial.

Existen varias opciones de tratamiento cuando los riñones dejan de funcionar: Diálisis (puede ser peritoneal: manual o automática con cicladora, o hemodiálisis), trasplante renal (de vivo o de cadáver) y tratamiento conservador.

Multimedia

Tras haber sido intervenido para la realización de una fístula arterio-venosa, debe tener especial cuidado de la zona, tanto en las primeras 48 horas  (posición, cura, vigilar signos de infección) como posteriormente hasta su utilización para Hemodiálisis.

El inicio de Diálisis se plantea cuando la insuficiencia renal está muy avanzada (nauseas y vómitos, falta de apetito y pérdida de peso y masa muscular, cansancio, hipertensión de difícil control, picor y heridas, anemia, problemas de coagulación, etc.) Suele comenzarse cuando la función renal está entre un 8-12%, aunque la decisión siempre será tomada entre el nefrólogo y el paciente/familia.